Saltar al contenido

Qué ver en San Vicente de la Barquera

Qué ver en San Vicente: un mágico pueblo costero 

San Vicente es una ciudad de Cantabria que debes conocer por su belleza natural, la cual hará que te quieras quedar para siempre. Playas de ensueños, vegetación amplia y casas de arquitectura antigua son algunas de las características que hacen de este pueblo un lugar mágico 

Si estás planeando tus próximas vacaciones y no sabes a dónde ir, te recomendamos leer esta pequeña guía turística para poner en la mira a San Vicente, ciudad clave entre Cantabria y Asturias. 

Las playas maravillosas de San Vicente 

Cantabria es conocida por sus espectaculares playas y San Vicente de La Barquera no podía ser la excepción a la norma. En este destino encontrarás los mejores sitios para tomar sol, tomarte una cañita y relajarte, mientras observas un paisaje sin igual. 

Una de las playas que debes conocer durante tu paso por San Vicente es El Rosal, la cual tiene arenas blancas y un agua de azul intenso que es bastante fría pero con el tiempo te acostumbraras. Puedes ingresar a ella a través de la carretera N-634 si tienes coche, mientras que si andas a pie puedes coger el transporte público que te deja muy cerca de este paraíso terrenal. 

Otra de las playas insignes de San Vicente es La Maza, la cual está rodeada de una profunda vegetación que te dará buen oxígeno en una ambiente de paz. Ésta no es tan concurrida por los jóvenes, ya que está terminantemente prohibido los  deportes acuáticos, así que si buscas alejarte de la multitud para encontrar la calma este es el sitio ideal para ti. 

Qué ver en San Vicente de la Barquera

Como en una novela fantástica te sentirás en Playa Fuentes, una de las playas más bonitas con las que cuenta San Vicente. Sus intensos azules combinan a la perfección con sus imponentes acantilados en los que seguramente querrás tomarte una foto para el recuerdo. 

Si quieres ampliar más información te dejamos el siguiente post en el cual se detalla de manera más completa que puedes ver en San Vicente de la Barquera.

Por último pero no menos importante está la Playa de Meron, una de las más concurridas de la ciudad. Aquí el oleaje es bastante fuerte, por lo que puedes practicar surf o vela en las horas más suaves del día. ¡Será una pasada! 

Pide un deseo en el Puente de la Maza 

Si visitas San Vicente es primordial que recorras el Puente de la Maza conocido como el de los deseos. Una leyenda urbana señala que si cruzas el puente aguantando la respiración eso que tanto anhelas se cumplirá. 

¿Sabías que el Puente de la Maza tiene 28 ojos y más de 1 kilómetro de extensión? Éste es el más importante de la Comunidad Autónoma de Cantabria. 

La historia de San Vicente en sus edificaciones 

San Vicente es un lugar con mucha historia, lo cual se puede apreciar en sus edificios viejos que esconden con ellos infinidades de secretos. Uno de ellos es la Torre de Preboste, que anteriormente funcionó como una cárcel, pero en la actualidad es el hogar de varias exposiciones de arte. 

Otro de los edificios importantes de San Vicente es el Ayuntamiento que posee un estilo renacentista que te encantará. Como dato curioso esta estructura fue edificada por Antonio del Corro, quien quiso crear un hospital para albergar a los enfermos que venían del Camino de Santiago. 

Como todos los pueblos del norte, en San Vicente predomina la religión católica Uno de los símbolos de ello es la Iglesia Santa María de los Ángeles, la cual posee una belleza sin igual basada en el arte gótico. 

Anteriormente, San Vicente fue un pueblo que se abocó a la defensa de su territorio, por lo que fueron construidas varias fortalezas como el Castillo del Rey, la cual fue hogar de Alfonso VIII. Actualmente éste es utilizado como museo, en donde los turistas pueden apreciar las mejores vistas de esta pequeña pero encantadora urbe. 

Una muestra de fe es ir al Santuario de la Barquera, ubicado en las cercanías del puerto de la ciudad. Los lugareños aseguran que la virgen apareció en el sitio en una pequeña embarcación que no tenía ni vela ni tripulación, lo que se convertiría en un verdadero milagro. 

Si quieres tener una vista espectacular de las playas de San Vicente debes visitar sin duda el Faro Punto de la Silla, el cual entró en funcionamiento en 1871 como un plan de alumbrado para la ciudad impulsado por la Reina Isabel II. Aquí te podrás tomar unas selfies que molarán mucho por los atardeceres únicos que sólo este pueblo puede ofrecer.