Saltar al contenido

Qué ver en Santander

Qué ver en Santander: un tesoro entre el mar y las montañas 

La capital de Cantabria es una de esas ciudades a las que siempre querremos volver, ya que lo tiene todo en un mismo lugar: impresionantes playas con condiciones perfectas para hacer surf y montañas sagradas que inspiran respeto rodeadas de una arquitectura colonial digna de admirar. 

Imágenes dignas de una postal con una puesta en Santander es lo que todos necesitamos para tomar un respiro y volvernos a conectar con nosotros mismos. Es que Cantabria es infinita y Santander es sólo una magnífica muestra de ello. ¿Ya preparaste tu maleta? Es que nos vamos a una de las capitales más importantes del norte de España. 

Te puede interesar nuestro articulo sobre los mejores lugares donde hacer turismo en Cantabria.

Dónde pasear en Santander

Ir a Santander es sinónimo de playa y uno de los lugares que definitivamente tienes que visitar en este destino es su paseo marítimo de Sardinero, en el que puedes ver los yates más lujosos y soñar con algún día tener alguno de ellos, mientras ves un paisaje playero que no tiene nada que envidiar a otros más conocidos como Marbella o Ibiza. 

Qué ver en Santander

El paseo marítimo tiene muchas atracciones turísticas que visitar por lo que te recomendamos tomar una tarde de tu tiempo para conocerlas en familia. Una de ellas es el Centro Botín, centro artístico en el que podrás apreciar obras de pintores locales; como si fuera poco, aquí también tendrás acceso gratuito a un ascensor que te llevará al último piso de esta estructura con vista panorámica a toda la ciudad de Santander. 

La entrada al Centro Botín tiene un valor de 4 euros si es general, mientras que los mayores de 65 años sólo tendrán que pagar 2 euros. ¿Lo mejor? Si tienes menos de 16 años puedes ingresar completamente gratis. 

Si caminas unos metros más por el paseo te toparás con el Palacete del Embarcadero, un palacio pequeño pero imponente que se roba la mirada de los turistas curiosos que pasan por allí, así como lo serás tú. Construido en 1920 por Javier Gonzalez de Riacho como una estación de pasajeros, pero convertido desde 1985 como una sala de exposiciones, esta estructura tiene vista al mar y es perfecta para sacarte tus selfies viajeras. 

También puedes visitar la página oficial de Santander si necesitas más información.

No tendrás que andar mucho para encontrarte con el monumento en homenaje a José Hierro, poeta nacido en Madrid pero de Cantabria por decisión, que formó parte de la primera generación de escritores de la posguerra. Esta magistral obra de arte muestra la cara de este insigne personaje en la que están grabadas algunas de las frases icónicas de sus letras: Y si algún día me muero que me entierren en el mar, profesaba una de ellas. 

En el Paseo Marítimo de Santander también puedes ver las estrellas desde una perspectiva única, ya que éste cuenta con el planetario de la ciudad, cuya entrada tiene un valor de apenas 1,50 euros ¡El universo entero al alcance de tu mano! 

Otro recinto cultural es el Palacio de Festivales, el cual es catalogado por los lugareños como un perro con las patas arriba. Su estructura no es precisamente bonita pero las actividades que allí se realizan son de sumo interés tanto para los niños como para los adultos. 

Tendrás que andar bastante para llegar al Palacio de la Magdalena, pero créenos que valdrá la pena. Esta edificación que parece sida creada por fabricantes de juguetes es una de las atracciones más llamativas que Santander tiene para ofrecer por su imponente belleza. 

¿Sabías que el Palacio de la Magdalena fue construido en el siglo XX como una de las residencias oficiales de la Realeza Española y era una de las casas predilectas del rey Alfonso XIII? 
Santander

Vivir en Santander es como un verano eterno 

Pocas ciudades tienen la dicha de contar con una amplia variedad de playas despampanantes como es el caso de Santander. De intensos azules cristalinos, arenas blancas y un cielo casi siempre despejado son los parajes turísticos que debes conocer como Mataleñas, El Camello, Bikini, Los Peligros y Los Molinuscos. 

Una de las ventajas que tienen las playas de Santander es que, pese a ser urbanas, muchas tienes las condiciones ideales para hacer surf, lo que atrae a miles de atletas a esta zona por año. ¡Móntate en la ola en esta ciudad de encanto norteño!